¿QUÉ ES LA PUNCIÓN SECA Y PARA QUÉ SE UTILIZA?

Introducción

La punción seca es una técnica más que usamos los fisioterapeutas, en la que utilizamos agujas para conseguir un efecto analgésico sobre un músculo o grupo muscular o una facilitación para su relajación, intentando recuperar un movimiento que se ha visto reducido bien por dolor o por espasmo.

¿En qué consiste?

A menudo, en consulta, esta técnica es muy controvertida, ya que como decía antes se usan agujas y muchas personas tienen miedo o pavor a las mismas (¿Sabíais que esto tiene un nombre? Se llama belonefobia).

En mi caso, cuando un paciente llega a consulta y me cuenta su problema, tras la exploración decido qué técnica puede ayudarle más para solucionarlo, ya que no todos los pacientes sois iguales ni todas las patologías se muestran igual en todos vosotros.

Hay veces que decido hacer punción. Lanzo la pregunta:

-¿Qué tal te llevas con las agujas?

Hay veces que comienza a mascarse la tragedia por ese miedo irracional. Tranquilos si sois de estos, que entonces la técnica no se realiza. Muchas veces intento convenceros, ya que sus beneficios son amplios, pero desde el respeto. Como dicen por ahí, “no es no”.

Ahora bien, si no hay miedo me pongo los guantes, limpio la zona a tratar con alcohol y comienzo a poner agujas.

Hay dos formas de hacerlo:

Superficial

Se suelen poner varias agujas en la zona a tratar, que quedan en el tejido si atravesar el punto doloroso muscular. Tiene efecto analgésico y se suele tolerar mejor.

Profunda

Con una sola aguja atravesamos ese punto doloroso. Se suele tolerar peor, pero muchas veces se muestra más efectiva que la superficial.

El tratamiento continúa, bien con movilizaciones musculares o articulares, estiramientos, ultrasonidos, corrientes analgésicas, uso de otras técnicas en zonas más alejadas, etc. Depende de cada paciente.
Siempre aviso que puede aparecer dolor post-punción, que puede durar desde unas horas hasta varios días, pero ese dolor siempre es diferente y más tolerable del que tenían. Y depende dónde realicemos la técnica puede afectar al brazo, la pierna, el cuello,… con sensación de falta de fuerza o de “moratón”. ¡Es normal y se pasa!.
Muchos pacientes me preguntan:
-¿Y la gente vuelve cuando les haces esto?
Y siempre digo lo mismo, es tan efectiva que vuelven al centro y me piden las agujas.
Seguro que no soy la única fisioterapeuta que puede corroborar esto…

Mª Pilar Cuartero Usán